Nacional

Crecen dudas sobre estrategia y ente regulador del litio en México

Tomado de: Bnamericas

Transcurrido el plazo para nombrar a la empresa estatal del litio de México, aumentan las dudas sobre los planes del país para producir el mineral.
Durante el último año el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dado máxima prioridad al control estatal sobre la industria.
A mediados de abril había presionado al Congreso para que nacionalizara las reservas del mineral energético y el 20 de abril se publicó en el Diario Oficial un cronograma acelerado que otorgaba 90 días para crear la empresa estatal del litio.
Ese plazo expiró la semana pasada sin ningún anuncio y, con el objetivo aún sin cumplir, las autoridades tienen hasta el 25 de agosto para establecer el ente regulador que se encargará de supervisar la exploración, explotación, procesamiento y uso del litio.
Con respecto al regulador, los legisladores del partido oficialista Morena han sugerido llamar a la agencia Amlitio (agencia mexicana del litio) e incorporarla a la Secretaría de Energía y no al actual aparato de regulación minera.
En tanto, AMLO se ha apresurado a impulsar la incorporación de México a la cadena de valor regional, ya que los principales productores ven la posibilidad de un posible bloque comercial.
México no es un gran productor de litio, pero eso cambiaría cuando Ganfeng Lithium comience a operar Sonora, proyecto de US$420 millones que entraría en funcionamiento el 2S24.
Sin embargo, con la nacionalización del litio, el futuro se ha vuelto borroso.
Las empresas de litio reaccionaron con temor y admitieron que la nacionalización asestó un duro golpe a la confianza de los inversionistas en toda la industria minera, mientras que los ejecutivos agregaron que la impactante medida seguirá socavando el gasto sectorial a corto plazo.
“Uno pensaría que el Gobierno Federal miraría eso [a Pemex] y diría que tal vez no somos tan buenos para administrar estas industrias extractivas, tal vez deberíamos dejar que la industria lo haga”, dijo a BNamericas James Anderson, presidente ejecutivo de Guanajuato Silver, empresa que se enfoca en producción de plata.
DUDAS COMERCIALES
Mirando el mercado, hay pocos datos comerciales sobre los cuales construir una supervisión sectorial. Por ejemplo, un informe de investigación del diario mexicano 24 Horas señala que la Secretaría de Economía no posee datos comerciales del mineral.
Sin embargo, el medio realizó una búsqueda en línea y encontró un informe con el logotipo de la Secretaría de Economía titulado «Perfil del mercado del litio» con información de 2008 a 2018, lo que sugiere que el documento podría haber sido descartado por la actual administración, que asumió el poder a fines de 2018.
Otro documento de investigación académica incluye datos sobre comercio de litio de 2006 a 2016, con información coincidente, según 24-Horas. Con estas cifras, determinó que México probablemente tendría un déficit comercial de litio al menos en el corto plazo.
En 2018 se importaron 195.079kg de carbonato de litio y se exportaron 36.401kg, según el documento. Las exportaciones fueron aún más bajas en años anteriores, con solo 40kg en 2017 y 3kg en 2016.
Las importaciones, por el contrario, superaban los 200.000kg cada año desde 2008 hasta 2017.
MOVIMIENTO REGIONAL
La semana pasada, en una reunión en Buenos Aires, el canciller argentino, Santiago Cafiero, y su homóloga chilena, Antonia Urrejola, acordaron discutir la mejor manera de desarrollar en conjunto la cadena de valor del litio, desde su extracción hasta la fabricación de baterías.
Sin embargo, el medio local Mexico Business News informó que ningún otro país había sido invitado a las conversaciones.
AMLO ya está promoviendo la comunicación con los gobiernos de las tres naciones para entrar en la discusión sobre el desarrollo regional de litio.
Chile, Argentina y Bolivia no solo son vecinos, sino que albergarían alrededor del 56% de los recursos mundiales del planeta.
El centro de estudios latinoamericano Celag estima que, si se suman las reservas potenciales de Perú, México y Brasil, la región controlaría más del 68% de las reservas mundiales del metal.
Ante el rápido crecimiento de la necesidad de almacenamiento energético y baterías de iones de litio en todo el mundo, Celag plantea la creación de un bloque de exportadores de litio similar a la OPEP, en este caso llamado OPEL.
Si bien los últimos tres países tendrían depósitos más pequeños, su participación también se ve desde la óptica de la capacidad financiera, tecnológica y manufacturera.
AMLO, gran defensor del uso de empresas estatales para impulsar el desarrollo, ve a Chile, Argentina y Bolivia como socios que podrían alinear experiencias en un modelo regional impulsado por el estado para la explotación del litio.

https://www.bnamericas.com/es/noticias/crecen-dudas-sobre-estrategia-y-ente-regulador-del-litio-en-mexico