Estatal

Activistas temen que esfuerzos para modificar la ley de feminicidios de Sonora puedan debilitarla

Murphy Woodhouse Fronteras Desk

El feminicidio ha sido reconocido y castigado como un delito en la vecina Sonora, México, durante casi una década. Pero a algunos defensores les preocupa que los esfuerzos legislativos para reformar el código penal puedan hacerlo menos efectivo.
Sonora tiene uno de los códigos más fuertes en los libros con respecto al feminicidio, dice Silvia Núñez, representante de Sonora ante el Observatorio Nacional del Feminicidio.
Le preocupa que un nuevo esfuerzo legislativo para reformar el código de 2013 que establece el feminicidio como delito pueda terminar debilitándolo, dijo, porque la modificación propuesta utiliza un lenguaje que es menos preciso y menos capaz de soportar desafíos legales que la ley existente.
Comparó el esfuerzo con otras leyes aprobadas en los últimos años, incluida la Ley de Olimpia y la Ley de Ingrid, ambas destinadas a proteger a las mujeres y otras poblaciones vulnerables, pero que los líderes escribieron de tal manera que los grupos que habían abogado por las medidas finalmente se opusieron a las leyes resultantes. La ley de Olympia está destinada a evitar el intercambio de imágenes personales, a menudo llamadas «pornografía de venganza», y la ley de Ingrid fue creada para proteger imágenes privadas y sensibles de víctimas de feminicidios y otras víctimas de delitos violentos.
Pero en el caso de las leyes de feminicidio de Sonora, Núñez y otros dicen que en lugar de volver a hacer algo que funcione, los líderes deberían abordar otros temas, como establecer medidas de prevención para las mujeres y hacer cumplir las leyes existentes sobre violencia de género.
En Sonora, 56 mujeres fueron asesinadas entre enero y mayo de este año. Siete de esos asesinatos han sido clasificados como feminicidios. Eso significa que los funcionarios están clasificando significativamente menos asesinatos de mujeres como feminicidios que en años anteriores. En 2021, un año récord para la violencia de género en Sonora y en todo México, 51 mujeres fueron asesinadas en los primeros cinco meses del año, con 20 de esos asesinatos clasificados como feminicidios.
Eso es un problema, dijo Núñez. Pero no se arreglará con la actual reforma legislativa.
«La impunidad terminará cuando los asesinatos de mujeres sean debidamente investigados por las autoridades como feminicidios. Ahí es cuando terminará», dijo. «Tenemos las leyes. Pero tienen que usarse correctamente».

https://fronterasdesk.org/content/1791938/activists-worry-effort-modify-sonoras-femicide-law-could-weaken-it