Estatal

Sequía pone en jaque producción en Sonora

Amalia Escobar El Universal

Hermosillo.— Miles de reses muertas y de hectáreas sin cultivar son el panorama, el peor de los últimos tiempos, que registra el sector productivo ante la severa sequía que enfrenta Sonora. Las autoridades realizan acciones emergentes en algunas regiones para garantizar el abasto de agua para consumo humano.

El estiaje azota a los 72 municipios del estado. Según el último reporte del Monitor de la Sequía en México, al 15 de junio de 2022, todo el territorio sonorense padece de algún tipo de intensidad de sequía. Son 16 municipios los que se encuentran en la escala de sequía excepcional, 29 en extrema; 22, en severa; tres en moderada, y dos están anormalmente secos.

De acuerdo con la Dirección Técnica del Organismo Cuenca del Noroeste (Ocno de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), el sistema de presas en el estado se encuentra a 17.5% de su capacidad.

Las principales presas son: Álvaro Obregón, Oviachic (16%); Plutarco Elías Calles, El Novillo, (29%); Bicentenario (3.9%); Lázaro Cárdenas, La Angostura (12%); Abraham González (51%); Adolfo Ruiz Cortinez, Mocúzari (1%), Rodolfo Félix Valdés, El Molinito (8%); Abelardo L. Rodríguez (0%); Cuauhtémoc (6%), e Ignacio R. Alatorre (0%).

Graciela Treviño, directora técnica de Ocno, informó que los municipios que presentan severos problemas por sequía son: Álamos, Huatabampo, Etchojoa, Navojoa, Nogales y Nacozari, que tienen casi agotadas sus fuentes de abastecimiento.

Las localidades con mayor número de habitantes que tienen problemas de distribución de agua potable son: Hermosillo, Guaymas y Cananea.

Mediante el trabajo coordinado por el Ocno, a través de la Brigada de Protección a la Infraestructura y Atención de Emergencias (PIAE), la Conagua ha ampliado los operativos de suministro de agua en pipas para comunidades rurales, con la entrega de 20 mil litros diarios para Villa Pesqueira en Mátape.

Cancelan cultivos en Valle del Yaqui

En el Valle del Yaqui, la cuna de la Revolución Verde, el lugar donde el premio Nobel de la Paz en 1970, Norman Ernest Borlough, hizo el descubrimiento y desarrollo del “trigo triticale”, una variedad de granos de gran rendimiento, alta calidad, con resistencia al clima y a las plagas para combatir la hambruna de la humanidad, se cancelaron toda clase de cultivos del ciclo primavera-verano. No hubo agua.

Ahí, en el sur de Sonora, entre la Sierra Madre Occidental y el mar de Cortés, al norte de Ciudad Obregón, peligra el cultivo de alrededor de 250 mil hectáreas del ciclo otoño-invierno.
Del Valle del Yaqui se exportan cultivos de trigo, maíz, frijol, soya, cítricos y hortalizas. Esas tierras son grandes generadoras de mano de obra.

Luis Cruz Carrillo, presidente del Consejo de Administración del Distrito de Riego del río Yaqui, dijo a EL UNIVERSAL que en el ciclo otoño-invierno, que ya concluyó, si bien no se cancelaron los cultivos se tuvo que migrar a otros.

El año pasado se sembraron alrededor de 60 mil hectáreas de maíz que es más redituable que el trigo tradicional, pero de éste, no se pudo sembrar casi nada.

“El valle va a quedar totalmente desolado por la falta de agua. Estamos hablando de los cultivos de otoño-invierno”, dijo el funcionario.

Por la alta producción que registra, al Valle del Yaqui se le llama el granero de México, “pero desgraciadamente estamos viviendo esto”, expresó.

“No puedo dejar de mencionar que, derivado del Acueducto Independencia, del cual nunca hemos estado de acuerdo, nos ha mermado mucho más”, añadió al referirse a los trasvases de agua hacia Hermosillo.

“Es momento de juntarnos, no de estar divididos con el estado, creo en la solución del gobernador Alfonso Durazo de una desaladora que acabe con el problema de abasto de agua para consumo humano en la capital, ya que vivimos en un desierto y la sequía es cada vez más recurrente”, externó.

Merma el hato ganadero

Los ganaderos también han sido fuertemente golpeados por la sequía. En el último año han sufrido una reducción de hasta 30% del hato ganadero.

Fernando Tapia, director gremial de la Unión Ganadera Regional de Sonora (UGRS), detalló que en 2021 tenían un registro de 2 millones 55 mil 73 cabezas de ganado y en el presente año la cifra se desplomó a un millón 846 mil 63; la pérdida fue de 209 mil 10 animales.

Pero además, dijo que la cantidad puede ser mucho mayor, pero los rancheros no los han dado de baja, en virtud de que en los pasados gobiernos les otorgaban más apoyos a quienes tenían más ganado, pero ahora es al revés, se otorgan a quienes menos tienen.

La problemática más grave se registra en la sierra alta de Sonora, Álamos, Sahuaripa, Arizpe, Bacerac y Mascareñas, donde se trabaja en el programa de repoblación del hato ganadero.

Alberto Morales, secretario de la UGRS, destacó que el gobierno estatal ya inició un programa emergente contra la sequía donde se destinarán más de 140 millones de pesos.

Fátima Yolanda Rodríguez Mendoza, titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Recursos Hidráulicos, Pesca y Acuacultura (Sagarhpa), señaló que el gobierno estatal destina 141 millones de pesos en diferentes acciones para beneficiar a 26 mil pequeños productores de ganado. También se reiniciará el programa de bombardeo de nubes con yoduro de plata para estimular las lluvias.

Los pescadores, “de la patada”

Para Margarito Félix y más de 20 familias de pescadores de la presa Abelardo L. Rodríguez, que está a 0% de almacenamiento, la situación es crítica.

El agua del río San Miguel, que abastece la presa, fue desviada al fraccionamiento Riberas del Pitic para una laguna.

Ahora “me está yendo de la patada”, expresó el representante legal de los pescadores, donde la actividad pesquera está suspendida. Recuerda que hace mes y medio, la presa se quedó totalmente seca; ahí se quedó la inversión de 18 mil 500 pesos que realizaron para la compra de alevines de tilapia y mojarra.

“La sequía nos dejó sin nada, somos pescadores en pequeño, tampoco hemos tenido apoyo de ninguna autoridad, se deberían echar la vuelta”, dijo.

https://www.eluniversal.com.mx/estados/sequia-pone-en-jaque-produccion-en-sonora