Estatal

Armas de fuego, drogas y peligros es lo que podemos encontrar en un bar cualquiera en nuestra ciudad

Tomado de: Radio Formula

¡Te doy tres mil pesos por tu amiga, si me la traes así como esta! – Estas fueron las últimas palabras que Luis escuchó antes de colgar y bloquear el número telefónico que marcaba constantemente el celular de su amiga Erika, quien yacía inconsciente a su lado, en un taxi, a mitad de la noche.
En México cada vez es más común que personas compartan en redes sociales haber sido drogadas de manera involuntaria en algún bar, donde el victimario coloca alguna sustancia en su bebida y la víctima pierde la capacidad de tomar decisiones, la consciencia y atiende estrictamente a lo que el victimario le indica.
Esta situación fue la que pasó en un bar de Hermosillo este fin de semana, donde Erika, al despegarse un momento de su grupo de amigos para ir al baño se encontró con un par de chicas con las que estaba conviviendo.  Su grupo de amigos, entre ellos Luis, al notar su tardanza fueron a buscarla y se percataron, efectivamente, que Erika se encontraba con un par de chicas y un jóven, que de acuerdo con nuestra fuente, oscilaban entre los 25 y 27 años de edad.
“Se veían dos muchachas bien vestidas, jóvenes y el morro también, tenían cara de buenas personas, era alguien en quien yo confiaría, por eso mismo me asuste tanto” señaló Luis.
La situación hasta este momento parecería un cuadro muy común, encontrarse con conocidos en un bar y saludar, tomarse un par de cervezas y regresar con tu grupo original de amigos. Sin embargo, esto no fue meramente lo que sucedió con Erika.
“Cuando fui a buscarla al baño, después de media hora, estaba conversando con dos morras y me dijo que eran sus amigas, ya la vi  muy tomada a pesar de que sólo había tomado una cerveza”.
De acuerdo con Luis, él es una persona muy aprehensiva con sus amigas, por lo que en reiteradas ocasiones fue a buscar a Erika y aunque ella le dijo si conocer a las personas con las que estaba, le pareció fuera de lo común que su amiga estuviera muy alcoholizado, en tan poco tiempo y porque no es una persona que consuma alcohol al grado de perder la conciencia.
Tras varios intentos de ir por su amiga y que esta seguía con estas personas, Erika llegó nuevamente con sus amigos casi cayéndose y al grado de perder el conocimiento.  A este punto, las otras personas trataron de llevarse a Erika alegando que era su amiga y que la llevarían sana y salva a casa, a lo que Luis se negó rotundamente.
«Viene conmigo y conmigo se va a ir, le dije, aunque casi me convencían de dejarla ir porque decían que como soy hombre,  no les daba confianza».
El mismo joven que iba con las otras dos mujeres trató también de convencer a Luis diciendo «ya pedí el uber, yo la llevo» a lo que Luis nuevamente se negó.
«En ese momento no me caía el veinte, no desconfiaba, simplemente no quería que nadie se llevara a mi amiga porque ella iba conmigo».
Finalmente,  cuando Luis llevó a Erika a casa en un estado inconsciente, sonó el celular de la chica y Luis contestó, era nuevamente el mismo hombre del bar.
«Pasame la dirección, yo soy amigo de la familia, yo la voy a meter a su casa para que no la vean así…pásame la dirección» estas eran las palabras del extraño, quien al percatarse que Luis no cambiaría de opinión,  cambió por completo su actitud y tono de voz, ofreciéndole así una cantidad de dinero por entregarles a la chica en cuestión.
«¡Te doy tres mil pesos por tu amiga, si me la traes así como esta!» fueron las palabras del hombre.
Fue en ese momento que Luis se percató de lo que estaba pasando, su amiga no sólo no conocía a estas personas sino que habían puesto en su bebida, de tal forma que Erika sólo repetía lo que las personas le habían comentado «si son mis amigas,  si las conozco».
El entrevistado mencionó haber sentido mucho miedo y quedarse ensimismado cuando captó que esas personas querían hacerle daño a su amiga y que si El se hubiera dejado llevar y cedido ante las presiones de las dos mujeres y el hombre, no sabría que sería de su amiga.
“Pierdes tu voluntad, ella no conocía a estas personas pero me decía que eran sus amigas, llore mucho al percatarme de lo que sucedió”  aseguró Luis.
Esta historia, sucedió apenas el fin de semana en Hermosillo, Sonora, un estado donde en el periodo de 2018 y hasta 2021,  sumó 2 mil 399 personas con reporte de desaparición, pero sólo existen ante la Fiscalía seis carpetas de investigación.
Durante el primer mes del año 2022 se contabilizaron al menos 11 mujeres desaparecidas en la entidad, de acuerdo con los reportes de los colectivos de búsqueda.
De esta cifra, lamentablemente dos fueron asesinadas, cuatro localizadas con vida y el resto continúan desaparecidas.
Los municipios donde se concentraron estos reportes fueron Hermosillo, Cajeme y Guaymas, lugares que resultan más peligrosos para las mujeres. Sin embargo, en otras ciudades como Navojoa y San Luis Río Colorado también se presentaron estos casos.
La agrupación Buscadoras Por La Paz Sonora detalló que durante el año 2021 se documentaron 185 mujeres desaparecidas en la entidad, de las cuales 134 no han sido localizadas a la fecha, 43 se encontraron con vida, y ocho fueron asesinadas.
Se estima que en Sonora han desaparecido desde 2007 más de 500 mujeres, en los últimos años y más del 90 por ciento de los casos se registraron en los últimos tres años.

https://www.radioformula.com.mx/sonora/2022/6/21/armas-de-fuego-drogas-peligros-es-lo-que-podemos-encontrar-en-un-bar-cualquiera-en-nuestra-ciudad-720726.html