Estatal

El campamento de lujo en una playa solitaria del mar de Cortés

Agencia El Universal

Nuestro país es tan grande y diverso que, si bien hay destinos turísticos que todos conocemos (llámese Acapulco, Cancún o Los Cabos, por mencionar ejemplos), todavía hay muchísimos lugares que la mayoría de los viajeros no ha descubierto (aunque debería).

Curiosamente Sonora, uno de los estados más grandes de México, está lleno de sitios hermosos que por alguna razón se han mantenido fuera del radar viajero. Sin embargo, la creciente diversidad de proyectos turísticos en su territorio hace cada vez más difícil que se conserve ese estatus.

Un glamping frente al mar de Cortés

El término glamping es una combinación de palabras: glamour y camping. Literalmente se refiere a un campamento de lujo, un lugar donde puedes tener contacto directo con la naturaleza pero sin sacrificar ciertas comodidades, como una cama suavecita o un baño privado.

Azul Xerena es un glamping instalado en una playa solitaria perteneciente a Bahía de Kino, a una hora aproximadamente desde Hermosillo.

En estas costas, el azul intenso del mar de Cortés contrasta con las tonalidades rojizas del desierto, que está cubierto de cactáceas. Aquí los atardeceres son alucinantes y el cielo nocturno es un paraíso para quienes aman ver las estrellas.

Justo con el propósito de gozar este paisaje y alejarse de la rutina surgió Azul Xerena. “Nace de la idea de poder compartir estos espacios en la naturaleza pero con las comodidades del glamping”, cuenta Jesús Lizárraga, uno de los fundadores.

El alojamiento comenzó a trabajarse desde hace 3 años y opera oficialmente desde agosto de 2021.
Las tiendas tipo safari de Azul Xerena se encuentran montadas a solo 900 metros de la playa, con acceso directo por si lo primero que quieres hacer en la mañana es correr sobre la arena o admirar las olas.

Puedes dormir en una carpa sencilla, para 2 adultos y 2 niños como máximo, o pedir una doble con capacidad hasta para 6 adultos. En su parte superior, cada tienda tiene varias secciones transparentes, para que aprecies el cielo desde tu cama. También cuenta con frigobar, radio, calefacción y ventilador, además de cobijas extra por si eres muy friolento.

Está permitido llevar los alimentos que quieras, allá te prestan el asador y los utensilios de cocina.
No te preocupes por el baño, pues los de este glamping son privados, amplios y con un bonito estilo rústico.

El campamento de lujo dispone de varios espacios para pasar el rato descansando y conviviendo con familia, amigos o pareja. De entrada, las tiendas tienen una terracita con sillas. Además, hay áreas comunes con palapa, hamacas, sillas y rincones instagrameables.

El terreno cuenta con vigilancia las 24 horas.

Qué hacer en Azul Xerena

Para empezar, debes saber que la playa a la que da acceso Glamping Azul Xerena es bastante tranquila como para nadar y disfrutarla si vas con niños. Puedes pasar un buen rato navegando en kayak o sobre una tabla de paddleboard; el alojamiento te presta el equipo.

En el glamping encuentras varios juegos de destreza para divertirte en tu día de playa. Otra opción es realizar una caminata para apreciar la flora y fauna de la región; resulta sorprendente conocer la enorme biodiversidad y belleza del desierto.

Por las noches, suelen organizarse funciones de cine al aire libre.

Existen servicios con costo extra, como picnics y cenas con fogata; si lo pides, el personal de Azul Xerena se encarga de los alimentos con un chef local y hace un montaje romántico, perfecto para celebrar un aniversario o realizar una propuesta.

Otra opción extra es realizar un tour a la Isla Tiburón, la isla más grande de México; abarca aproximadamente 1,208 kilómetros cuadrados y su longitud es de casi 53 kilómetros. Es un territorio sagrado para la etnia seri, que en su lengua se hace llamar “comca’ac”, lo cual significa “la gente”.

La etnia seri se dedica a actividades como la pesca por temporadas, y también son conocidos por su trabajo artesanal: tallan la madera de palo fierro y elaboran collares con caracoles, conchas, vértebras de víbora y chaquira. Entre el 30 de junio y el 1° de julio de nuestro calendario, la etnia comca’ac lleva a cabo su celebración de Año Nuevo. Este evento significa el cierre de un ciclo, un momento en que se da gracias por lo recibido y se pide por abundancia en la temporada de lluvias que se avecina.

https://www.eluniversal.com.mx/destinos/el-campamento-de-lujo-en-una-playa-solitaria-del-mar-de-cortes