Estatal

Vigilantes de la frontera planean un festival en la línea fronteriza el 4 de julio

Tomado de: La Estrella de Tucson

Borderwallapalooza es el nombre de un evento que un grupo de vigilantes de la frontera sur de Arizona está planeando para el fin de semana del 4 de julio en un refugio nacional, lo que parece ser legal siempre que permanezca en terrenos federales dentro de los 60 pies de la frontera.
Recientemente, el pequeño grupo de hombres que organiza el evento, estaba acampando a lo largo del muro fronterizo cerca de Sasabe. Están promoviendo lo que llaman un “encuentro social para crear conciencia sobre la explotación y el tráfico de niños inmigrantes”. El encuentro tendrá lugar en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Buenos Aires, del 1 al 4 de julio.
Estos hombres, sobre algunos de los cuales se escribió recientemente en el New York Times, promueven QAnon y otras teorías de conspiración.
Un sitio web dedicado al evento informa que habrá presentaciones musicales y vendedores, y que los asistentes deben llevar «cualquier cosa que deseen para estar cómodos para acampar».
“Es oficial, por favor ayúdenos a difundirlo para que podamos generar tanta conciencia como podamos y lograr que unas miles de personas presten atención a estos casos de niños que están siendo traficados a lo largo de la frontera”, publicó un organizador en las redes sociales.
El lugar en el habían acampado los hombres está ubicado en la Reserva Roosevelt, un terreno federal que se extiende a lo largo de gran parte de la frontera entre Estados Unidos y México.
Se permite acampar en la mayoría de las tierras federales siempre que «no entre en conflicto con otros usos autorizados o en áreas anunciadas como ‘cerradas para acampar'», según la Oficina de Administración de Tierras.
Aunque las leyes y regulaciones del Refugio Nacional de Vida Silvestre de Buenos Aires dicen que las personas solo pueden acampar en lugares designados, tanto el BLM como el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos, que supervisa el refugio, dijeron que la franja de tierra de 60 pies de ancho a lo largo de la frontera en el refugio está bajo la jurisdicción de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos.
La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza comentó que está al tanto del evento. También afirmaron que «alientan» a las personas que planean actividades en áreas remotas o lugares donde ocurre actividad transfronteriza ilegal para que CBP sepa lo que están haciendo.
Ciertos tipos de interacciones con migrantes podrían resultar en enjuiciamiento, dijo la agencia, como “brindar transporte u otra asistencia a los migrantes que pueda verse como un fomento de la entrada ilegal”.
Los videos publicados en las redes sociales muestran a los hombres hablando con los migrantes que cruzaron la frontera a través de un hueco en el muro donde acampaban los hombres. Allí se les ve hablándole a grupos de migrantes, en su mayoría niños y adolescentes. A menudo sabiendo solo unas pocas palabras en español, los hombres les dicen a los migrantes que hablen a la cámara y que den su nombre, edad, país de origen, el estado al que viajan y el número de teléfono de su patrocinador estadounidense. Les dicen a los niños que usan máscaras que se las quiten.
La mayoría de los migrantes que intentan solicitar asilo tienen un familiar o amigo en Estados Unidos que se convierte en su patrocinador cuando ingresan al país.
Los trabajadores de ayuda humanitaria dicen que los hombres han recopilado cientos de estos números de teléfono y están preocupados por lo que planean hacer con la información.
Los hombres llamaban a la Patrulla Fronteriza después de recopilar información de los migrantes y, a veces, darles comida, biblias y otros artículos.
En el pasado, los trabajadores de ayuda humanitaria han sido arrestados y procesados por varios delitos de los que luego fueron absueltos después de proporcionar a los migrantes suministros como mantas y agua.
Si lo que están haciendo los hombres es legal es una pregunta complicada, dijo Guadalupe Correa-Cabrera, profesora de la Universidad George Mason, cuyas áreas de especialización incluyen Relaciones internacionales entre México yEE.UU., crimen organizado, seguridad fronteriza y trata de personas.
La legalidad de hacer preguntas y publicar la información personal de niños vulnerables sería una cuestión para los tribunales, dijo.
“Yo tengo derecho a hacer preguntas a otras personas y usted tiene derecho a responder o no”, dijo Correa-Cabrera. “Pero lo están haciendo con niños que están en situación de vulnerabilidad, que son solicitantes de asilo, y eso hace que la decisión al respecto, o el análisis, sea mucho más complejo”.
Además, dar a conocer esa información personal cuando hay una parte de la población con sentimientos antiinmigrantes podría poner en riesgo a los niños y patrocinadores, dijo.
En cuanto a si los niños que cruzan la frontera están siendo objeto de tráfico sexual, que es lo que afirman los hombres, Correa-Cabrera dijo que es una preocupación, aunque no se han realizado suficientes investigaciones para producir evidencia.
Por lo general, cuando los niños migrantes acuden a un patrocinador en los Estados Unidos, los servicios posteriores al alivio se brindan durante un período corto y luego no hay seguimiento, dijo.

https://tucson.com/laestrella/frontera/vigilantes-de-la-frontera-planean-un-festival-en-la-l-nea-fronteriza-el-4-de/article_c69f9da2-eb25-11ec-9890-7b3afb733474.html