Estatal

Tras 23 días desaparecido localizan cuerpo de migrante indígena tsotsil en desierto de Arizona

Agencia Proceso

El cuerpo del joven indígena tsotsil de 19 años, que vivió seis años en desplazamiento forzado con su familia en Chiapas y que migró a Estados Unidos, fue hallado el sábado pasado 23 días después de que sus compañeros migrantes reportaron haberlo abandonado en el desierto de Arizona.
Familiares de Aurelio Cruz López de 19 años, confirmaron hoy que dos grupos de activistas «Armadillos Búsqueda y Rescate de San Diego» y «Águilas del Desierto», se unieron el sábado desde muy temprano para buscar y localizar el cuerpo del joven chiapaneco migrante del pueblo originario tsotsil que buscaba el sueño americano.
En su red social el «Armadillos Búsqueda y Rescate San Diego» dio a conocer que haciendo alianza con las Águilas de San Diego empezaron a rastrear la zona donde les dieron información había quedado muerto el pasado sábado 5 de mayo, cuyos compañeros migrantes lo abandonaron en el desierto.
Dice quien habla en la videograbación que a petición de una persona de Ajo en el condado de Pima en el estado estadounidense de Arizona, iniciaron la búsqueda tras algunas horas por fin encontraron alrededor del mediodía los restos de un cuerpo en estado de descomposición entre las sombras de unos matorrales.
Los restos humanos aún conservaban las prendas de vestir que fueron cotejadas por una última fotografía que los compañeros migrantes de Aurelio le enviaron a sus amigos y familiares antes de abandonarlo en el desierto.
Para verificar que sí era el cuerpo de Aurelio, imágenes del resto de las prendas fueron enviadas por los activistas a dos de sus compañeros migrantes que sí tuvieron éxito en su paso por el desierto y ahora se encuentran en Estados Unidos. Quienes afirmaron a los activistas, que sí, efectivamente, ese era el cuerpo de Aurelio.
Los activistas enviaron su pésame a la familia de Aurelio y señalaron que al menos ellos tendrán la satisfacción de llorarle en alguna tumba cuando éste sea repatriado, pues muchas otras familias mexicanas nunca más vuelven a saber de sus familiares que mueren en el desierto.
Pidieron que quienes crucen el desierto de Arizona quitarse el camuflaje con el que pretenden burlar a la migra, cuando queden agotados y cansados en el desierto y pretendan ser rescatados.
Julio César Pérez, abogado comunitario del pueblo originario tsotsil dijo que ahora sólo falta que se haga el cruce genético ante las autoridades de Arizona para confirmar que sí es el cuerpo y vía el consulado mexicano sea repatriado a Chiapas donde desde el 2016 había vivido un desplazamiento forzado junto a su madre y sus hermanas.
Cuando tenía 13 años, el 16 de mayo del 2016, Aurelio Cruz López vio morir a su padre a tiros en el ejido Puebla, municipio de Chenalhó, cuando tras un conflicto intracomunitario, él, su madre y sus hermanas junto a decenas de familias más fueron expulsados y obligados a vivir un desplazamiento forzado como miles de familias actualmente viven en la región Altos de Chiapas.
De albergue en albergue durante estos seis años, Julio César Pérez, abogado de las personas desplazadas dijo que ante la imposibilidad de un retorno digno y seguro pidieron al gobierno estatal desde junio del 2021, una reubicación a otra región del estado de Chiapas.
Pero una propuesta del gobierno estatal excluyó a jóvenes sin esposas ni hijos como Aurelio, por lo que decepcionado el pasado 28 de abril decidió migrar hacia Estados Unidos con otros dos de sus compañeros desplazados, Maximiliano Gutiérrez Cruz y Onésimo Arias Cruz. También, ambos de 17 años.
Salió del campamento de desplazados hacia Sonora, donde en Altar, encontraron un pollero que los pasaría por el desierto de Arizona. El traficante separó a Aurelio de sus dos amigos indígenas tsotsiles chiapanecos y lo cruzó con otro grupo de migrantes por el desierto.
«A las 3:30 horas de la mañana del día miércoles 04 de mayo del 2022, recibimos una llamada de nuestro compañero Aurelio Cruz López que estaba huyendo de migración y que estaba perdido y qué no sabía dónde estaban sus demás compañeros», dice Julio César Pérez.
Y como las ocho de la mañana del día jueves envió un audio de voz a Onésimo y Maximiliano diciéndoles que se había reencontrado con uno de sus compañeros migrantes, pero que se habían quedado sin provisiones (agua y alimentos). Aún así seguirían caminando en el desierto hasta llegar a su destino.
Alrededor de las 16:30 horas del jueves 5 de mayo recibieron una llamada de una persona del sexo masculino informándoles que Aurelio Cruz López, «no aguantó la caminata y se quedó desmayado en el desierto a dos kilómetros de llegar a una carretera».
Los compañeros con quienes cruzaba el desierto de Arizona tomaron una fotografía de Aurelio desmayado vestido con ropa de camuflaje para ocultarse entre los matorrales de la Patrulla Fronteriza y se lo enviaron a sus dos compañeros que habían quedado para pasar en otro grupo diferente.

https://www.proceso.com.mx/nacional/2022/5/29/tras-23-dias-desaparecido-localizan-cuerpo-de-migrante-indigena-tsotsil-en-desierto-de-arizona-286713.html