Estatal

Cayó la “Monja”, autor intelectual de asesinatos en palacio municipal de Guaymas

INFOBAE

A medio año del ataque al Palacio Municipal de Guaymas, la Fiscalía de Sonora detuvo a Brayan Maximiliano “N”, el 18 y/o la Monja, identificado como el cuarto implicado en los asesinatos de la activista Marisol Cuadras, así como del escolta de la alcaldesa.

Claudia Indira Contreras Córdova, fiscal del estado, informó que la Monja fue arrestado en Cajeme y es señalado de ser el autor intelectual y material del crimen en que también resultó abatido Carlos Alberto Mexía Grijalva, el Plebeyo, contratado por la Plaza para ejecutar al comisario de seguridad de la alcaldía.

“Datos de prueba lo ubican como presunto responsable de planear el ataque, proveer las armas y explosivos, contratar al sicario ejecutor, así como al franco tirador y a todos los participantes en la agresión”, explicó la fiscal sobre las acciones realizadas el 25 de noviembre de 2021.

A este sujeto se le cumplimentó una orden de arresto para ser procesado por los delitos de homicidio simple doloso, tentativa de homicidio calificado con premeditación, alevosía y ventaja y lesiones calificadas con alevosía y ventaja en número de dos.

“Los datos de prueba son desde entrevistas, testimoniales, también inspecciones, la casa de seguridad asegurada, en su momento se procesaron los indicios encontrados en el lugar”, añadió Contreras Córdova.

Tenemos cámaras de video vigilancia y también cámaras privadas que pudimos localizar, tenemos una carpeta, la cual se compone de trece tomos, muy sólida en relación a esta investigación.

La Fiscalía de Sonora detuvo al presunto sicario que encabezó el operativo para asesinar al secretario de Seguridad de Guaymas, pero en las acciones mataron a la activista Marisol Cuadras.

Alfonso Durazo, gobernador de Sonora, había informado el 23 de marzo pasado sobre el arresto de un autor intelectual por el ataque en Guaymas. Sin embargo, no ofreció mayores detalles. Pasaron dos meses más para que las autoridades precisaran sobre el objetivo criminal.

De acuerdo con las investigaciones, aquella noche participaron al menos seis sicarios de la Plaza. Además del Plebeyo, se ubicó la participación de Julián Alejandro “N”, el Güerito, quien fue asesinado el 5 de diciembre del año pasado en Empalme. Cuatro balazos le impactaron: dos en tórax, uno en la pierna y otro más en la cabeza.

Su cómplice, Iván Alejandro, el Talibán, también está muerto al ser acuchillado 13 veces en el pecho, cerca del corazón, el 17 de enero de este 2022 en Hermosillo. Sobre este último se localizaron indicios a partir de su perfil genético en células epiteliales encontradas en el vehículo Nissan Titan asegurado el día del evento, donde había un fusil y un cubrebocas.

El Talibán es quien portaba el rifle lanzagranadas que accionó para que detonara el explosivo en el Palacio Municipal de Guaymas. Mientras que el Güerito y/o el 4-42 se encargaba de realizar los cobros por distribución y venta de narcóticos en la región.

Aquella noche del ataque, dos balas desviadas impactaron a Marisol Cuadras, joven feminista que acudía con su colectiva ese 25 de noviembre para manifestarse contra la violencia hacia las mujeres.

La Fiscalía de Sonora ha insistido en que los seis atacantes no tenían calculado la presencia de las Feministas del Mar en su protesta ni el fuerte despliegue de agentes de seguridad. Aunque no lograron asesinar al entonces comandante Humberto Cano Ahuir, sí cobraron la vida de Antelmo Eduardo, quien resguardaba a la edil Karla Córdova, además de la joven manifestante de 18 años.

Uno de los agresores falló en el ataque al impactar en dos señalamientos de tránsito, mientras que el comunicador social, Noé, fue herido por esquirlas y la activista Jovana Alejandra resultó lesionada por balas de las que se desconoce su origen por falta de trazabilidad pericial hasta el momento.

Fuentes de inteligencia naval ya habían reportado a Infobae México que el agresor estaba vinculado a la célula de la Plaza, bajo el mando de Francisco Javier Espinoza Camacho, el Fino y/o el Picipi. Esta célula disputa el territorio para el narcomenudeo y por las rutas de trasiego a los Salazar, quienes responden como brazo armado al Cártel de Sinaloa.