Estatal

Hallazgo de fosas clandestinas: De la esperanza al Protocolo Forense

Tomado de: TV Azteca

Miles de horas de búsqueda están detrás de cada hallazgo en las fosas clandestinas del país, pero el trabajo no concluye con cada resto localizado por cientos de voluntarias; su recuperación requiere de la aplicación de un protocolo forense para la extracción de restos humanos de estas tumbas ilegales, para que todo el trabajo previa tenga sentido, se identifique a la víctima y se dé legalidad en cada caso.
Juanita Aguirre Avitia, integrante de un colectivo de búsqueda de personas desaparecidas, sabe que después del hallazgo deben dar paso a la ciencia.
Ella luce con una gorra de desierto, una pashmina enredada al cuello, la cara quemada por el sol, y los labios quebrados y resecos, de tantas horas a la intemperie, en la búsqueda de desaparecidos.
Detrás de Juanita hay un escenario árido, sol a plomo y una retro excavadora rasgando terreno de un cultivo de Ciudad Obregón, Sonora, el mismo sitio donde ya han encontrado siete cuerpos.
Juanita se convirtió en buscadora, y aprendió los protocolos

Restos humanos colocados en fosas clandestinas… ahí ella espera encontrar a su hermano: “Mi hermano se salió de la casa un 29 de abril del 2020 y le pregunté ¿A dónde vas?, sólo me dijo, ¡ahorita vengo! Entonces son dos años de seguirlo esperando, y como yo me voy a sentar a esperar una respuesta de las autoridades mejor me salgo a buscarlo.”
El trabajo de las buscadoras como Juanita termina con la ubicación de la zona donde, de acuerdo a su experiencia, podría haber algún cuerpo en estado de descomposición o restos óseos.
Ante el hallazgo de fosas clandestinas la acción inmediata es que las buscadoras tienen que llamar al 911 y esperar la llegada del Ministerio Público, así como de los peritos forenses. “Nosotras llegamos al lugar, usamos la varilla, siempre usamos la varilla, la pala y el talacho. Metemos la varilla y si vemos que la varilla se nos va…todas las fosas tienen cal, entre mortero, ya cuando encontramos indicios, casi estamos seguras que hay una fosa, hablamos al 911 para que los peritos se encarguen de sacar el cuerpo. “
De no hacerlo así ellas están expuestas a incurrir en un delito según comenta la abogada Daniela Vergara: » Éstas víctimas que son indirectas que empiezan a realizar sus sendas investigaciones por líneas individuales, lo correcto sería darle vista al Ministerio Público. Aunque ellos pueden coadyuvar de forma conjunta con el Ministerio Público.”
Una vez que llegan los peritos forenses es momento de echar andar el protocolo, para que los restos lleguen en la correcta cadena de custodia hasta el laboratorio donde serán analizados.
PROTOCOLO DE EXTRACCIÓN DE RESTOS HUMANOS
Los esfuerzos de búsqueda y ubicación de la fosas clandestinas de Juanita se reflejan cuando en la primera etapa llegan los peritos forenses al lugar, a ésta se le denomina “Etapa Arqueológica” :
La escena del crimen o hallazgo requiere de una evaluación previa en la que se recopila toda la información sobre el área que puede incluir: mapas de la región, fotografías áreas/satelitales, etc.
Se visita el área en cuestión para fijar la fosa clandestina, observar las características de la zona, entrevistar a las autoridades y pobladores locales y evaluar cuestiones logísticas.
Cada intervención en fosas clandestinas se reporta a los fiscales

La segunda etapa consta de la acumulación de información, el equipo de campo debe planificar cómo será la operación de recuperación de los restos de las fosas clandestinas. Cada acción deberá ser reportada al fiscal del caso.
Ya con vista del fiscal o Ministerio Público el equipo multidisciplinario, encabezado por el arqueólogo, seguirá los procedimientos técnicos de excavación.
Es importante mencionar que los familiares o miembros de la comunidad en su calidad de coadyuvantes sólo pueden participar como observadores o en labores de vigilancia, cuando se interviene la fosa clandestina.
Como tercera etapa en la excavación se recuperan los restos humanos, así como cualquier evidencia que pueda estar asociada como: proyectiles, vestimenta, efectos personales, vegetación, etc.
Hallazgos de fosas clandestinas se codifican

El cuarto paso es la codificación, es el momento en el que los expertos proceden a etiquetar cada resto y objeto del hallazgo. Ya documentado mediante protocolos de campo, croquis, planimetría, fotografía y video se procede a la siguiente fase.
La etapa cinco consta del embalaje de material recuperado, es así como se conserva de manera adecuada la cadena de custodia, para ser llevados a laboratorios para su análisis y preservación como evidencia.
Los embalajes se transportan a los laboratorios donde se harán todos los análisis para identificar el cuerpo a través de muestras genéticas y determinar las causas de la muerte.
“Ayudamos a que un ángel regrese a casa”

En este punto a las cientos de buscadoras como Juanita no les queda más que esperar las buenas o las malas noticias, saber si sus seres queridos están muertos o continuar con la esperanza de encontrarlos con vida algún día.
Para ellas, las miles de horas de búsqueda, bajo el sol plomizo, a la intemperie, tiene todo el sentido cuando se localiza un cuerpo.
La buscadora Juanita Aguirre, tiene clara la misión: “No es que nosotros nos alegremos por encontrar un cuerpo, sino que nos sentimos satisfechas porque una familia más descansa, porque un ángel más regresa a casa”.
VIDEO: Roberto Ruiz realizó una investigación sobre las Rastreadoras de Sonora y la motivación que tienen para seguir buscando a sus seres queridos.

https://www.tvazteca.com/aztecanoticias/hallazgo-fosas-clandestinas-esperanza-protocolo-forense-scol