Estatal

Divide a seris la caza de borrego cimarrón

Daniel Sánchez Dórame Excélsior

HERMOSILLO.- Habitantes de Punta Chueca y El Des­emboque, miembros de la nación Comca’ac, se pro­nunciaron a favor de sus­pender o regular la caza del borrego cimarrón e imple­mentar también los safaris fotográficos.
Además, denunciaron que las ganancias millona­rias que deja la caza cinegé­tica y deportiva, como desde hace años se realiza en la Isla del Tiburón, jamás se han in­vertido en las comunidades, por lo que no beneficia al pueblo, sino que ha servido para enriquecer a potenta­dos sonorenses y a una élite indígena.

Señalaron que siempre ha sido un misterio el des­tino y monto que ingresa anualmente por concepto de la venta de los permisos de caza en la Isla del Tibu­rón, considerando que los seris tienen para su apro­vechamiento, al menos, 12 ejemplares de borrego ci­marrón, el cual se cotiza en más de 50 mil dólares.
Detallaron también que a esto se suma la derrama económica por los servicios turísticos que se prestan a los cazadores que cada año llegan a la región; se estima que, en las últimas dos dé­cadas, esta actividad ha de­jado ganancias de entre uno y dos millones de pesos por temporada.
A decir de los seris, en ninguno de los dos pueblos de la nación Conca’ac se ha visto reflejado ese dinero, pues ambas comunidades carecen de infraestructura pública, agua potable, es­cuelas dignas, clínicas con medicamentos y demás bie­nes para el desarrollo social.
En 2019, se estimaba que en Isla del Tiburón existía una población de 800 ejemplares de borrego cimarrón.
Luego de que Excélsior publicó que el goberna­dor tradicional y el consejo de ancianos se han nega­do a la propuesta del pre­sidente López Obrador, de suspender la cacería del bo­rrego cimarrón para imple­mentar safaris fotográficos y que los pueblos seris re­ciban apoyos económicos del gobierno de la Repúbli­ca para resarcir lo que se de­jará de percibir por la caza y que además la comunidad pueda obtener ganancias al brindar servicios turísticos, habitantes de Punta Chueca y El Desemboque denuncia­ron que la mayoría del pue­blo está de acuerdo con los safaris porque las ganancias y el beneficio que supues­tamente deja la cacería ja­más se ha visto reflejada en el bienestar de las 300 fami­lias que habitan el territorio en la costa del Mar de Cortés, entre Hermosillo y Pitiquito.
«Tenemos años pade­ciendo la falta de salud, edu­cación, caminos y empleos, el dinero de la cacería so­lamente beneficia a unas cuantas familias que históri­camente se han heredado el poder, junto a los gobernan­tes en turno, hayan sido del PRI o PAN, siempre ha sido lo mismo”, aseguró un indígena seri que pidió anonimato.
Recientemente, tras­cendió un audio donde se escuchaba Joel Barnett Mo­rales, gobernador de la Na­ción Comca’ac, decir que van a rechazar la propuesta del Presidente de suspender la cacería cinegética.
Actualmente, en la Na­ción Comca’ac habitan al­rededor de mil personas, distribuidos en dos pobla­ciones, Punta Chueca, en la costa de Hermosillo, capital de Sonora, y El Desembo­que, municipio de Pitiquito; el Plan de Justicia prevé re­solver la principal proble­mática de esta etnia, que es el acceso al agua potable, pero también acciones de salud, educación, desarrollo social y económico; nunca ningún Presidente de Méxi­co los había visitado.
El último informe cono­cido de la Secretaría de Agri­cultura, Ganadería, Recursos Hidráulicos, Pesca y Acuacul­tura establecía una población de borrego cimarrón para Sonora de siete mil 591 indi­viduos, tres mil 829 en vida libre y tres mil 762 en confi­namiento, muy superior al que se calculaba en 1976, con apenas mil ejemplares. En 2019, se estimaba que en Isla del Tiburón existía una po­blación de 800 ejemplares.

https://www.excelsior.com.mx/nacional/divide-a-seris-la-caza-de-borrego-cimarron/1516543