Ciencia y tecnologia

Proponen muro marino para preservar vaquita marina en Baja California

Tomado de: La Jornada

San Felipe, BC. La Secretaría de Marina (Semar) propuso al Grupo intergubernamental sobre la sustentabilidad en el alto Golfo de California (GIS)-en el que participan autoridades, ambientalistas y pescadores- cercar la zona de preservación de la vaquita marina con bloques de acero unidos por una malla, para que la comunidad internacional vea que México toma medidas concretas para preservar a la marsopa.
Durante un encuentro celebrado este jueves, en el que participaron la titular de la Semarnat, María Luisa Albores, y los gobernadores de Baja California y Sonora, la Semar propuso la colocación de bloques con varillas en la llamada zona de Tolerancia Cero, equivalente a un perímetro de 225 kilómetros cuadrados en el Golfo de California donde está prohibida cualquier actividad pesquera.
Sería una “medida concreta” para responder a la presión internacional ejercida por Estados Unidos, Israel y Senegal, que acusan a México de tomar medidas insuficientes para evitar la desaparición de la vaquita.
Los bloques -que serian colocados con una distancia de entre 800 metros y un kilómetro- estarían unidos por una malla sostenida por ganchos de acero que resguardará la Zona Cero y retendría las redes de enmalle que se usan para la captura de totoaba, consideradas verdaderas trampas para la vaquita.
Aunque fue presentada por la Semar como una solución parcial, la siembra de bloques de concreto con ganchos de acero en el mar serviría para retener las redes de enmalle y el gobierno de México contaría con un mecanismo permanente para desincentivar la pesca en dicha zona.
La existencia del cerco reduciría el desgaste del personal de Semar que actualmente patrulla la zona y que resulta insuficiente para evitar que alguna de las 5 mil embarcaciones que se mueven en el Golfo ingrese a la zona de reserva para la vaquita, señaló el representante de la Marina en el grupo.
Carlos Alberto Tirado, representante del sector pesquero en el encuentro de San Felipe -la comunidad pesquera afectada en Baja California por las restricciones a la captura- dijo que sería complicado retirar los residuos de las redes si estas se atoran en los bloques y algunas especies podrían quedar atrapadas en ellas.
En principio, cuestionó la presencia de 5 mil embarcaciones -“no hay personal que alcance para cuidar lo que pescan y dónde”-, cuando sólo tendrían que ser alrededor de mil; “ahí está el problema, hay que invertir en tecnología para monitorear a las embarcaciones que tienen permiso” y sino “seguiremos embargados y echando rollo”. “Hay que terminar con la pesca ilegal”.
Ramón Franco, representante de una cooperativa pesquera, señaló que “nos siguen castigando a los pescadores” y la “ilegalidad nos está matando a todos”. Dijo saber lo que se estaba jugando y denunció que “aquí, en el malecón, salen un montón de embarcaciones y nadie hace nada… y aquí hay un puesto de vigilancia”.
¿Si los pescadores (con permiso) de San Felipe y Santa Clara (Sonora), no pasamos de mil, de dónde salen las otras 4 mil embarcaciones?, preguntó.
Agregó, el problema de los pescadores de Baja California no sólo los afecta a ellos -que ya padecen el embargo estadounidense al camarón-; en febrero pasado Estados Unidos presentó una demanda comercial y solicitó “consultas medio ambientales” con México porque “la pesca ilegal está fuera de control” en el alto Golfo de California.
Durante la reunión de este jueves, un representante de la Secretaría de Relaciones Exteriores urgió al GIS a tomar medidas concretas que permitan a la Cancillería llevar ante los organismos internacionales acciones concretas para proteger a la vaquita.