Nacional

Yacimientos de litio en México están en regiones con estrés hídrico extremo

Tomado de: Expansión Politica

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la creación de una empresa estatal para extraer litio en México. El mineral se considera clave en la transición energética mundial y en el abandono de combustibles fósiles, pero ¿cómo afecta su extracción al medio ambiente y a la disponibilidad de agua?
‘Bacanora’ el yacimiento de litio más grande de México y uno de los más grandes del mundo está en Bacadéhuachi, Sonora, una de las entidades con mayor crisis de agua a nivel nacional. De hecho, el Instituto de Recursos Mundiales, colocó a Sonora como la décima con más alto ‘estrés hídrico’.
Según el Atlas de Riesgos Hídricos de dicho instituto Bacadéhuachi es uno de los municipios de Sonora con estrés hídrico extremo. Esto quiere decir que cada vez hay menos disponibilidad de agua dada la competencia en la región por el líquido.
El Servicio Geológico Mexicano está realizando exploraciones en 82 localidades del país donde hay manifestaciones de litio, con el objetivo de localizar los yacimientos susceptibles de explotación. Uno de ellos es Galeana, en Nuevo León.
Esta entidad ha sido castigada por la escasez de agua y recientemente Monterrey fue noticia nacional por vivir una crisis de agua potable que afectó no solo a la población, sino a la industria. Pues, precisamente, Galeana, donde podría haber un yacimiento de litio, está clasificada también con estrés hídrico extremo.
El litio y el conflicto con el agua en las comunidades

El agua es cada vez más escasa para actividades propias de la vida humana, desde su consumo diario, hasta el riego de cultivos. Pero la llegada de la fiebre del litio significa una presión más para los sistemas hídricos mundiales.
En el llamado Triángulo del litio, formado por los salares de Bolivia, Chile y Argentina, la producción ya generó escasez de agua.
«Antes de que llegaran las mineras acá había mucha agua. La minería ha consumido las napas subterráneas, sacan agua de un río de otro sector también y no llega acá el agua que corresponde», dijo un habitante de Atacama, en Chile, en un reportaje de DW, en 2020.
Se calcula que para extraer los 45 kilos de litio que requiere una batería para un auto Tesla, hacen falta casi 1,400 litros de agua. Elon Musk, dueño de Tesla, ha reconocido que para cumplir con el objetivo de 30 millones de coches eléctricos para el año 2027 va a requerir 1.8 millones de toneladas de carbonato de litio.
¿Cómo es el proceso de extracción de litio?

La mayor parte de la producción mundial de litio proviene de salmueras, con un costo de producción mucho menor que los depósitos minerales, o en estado rocoso.
En cualquiera de las dos formas, está ‘mezclado’ con otros minerales, por lo cual debe extraerse y someterse a tratamientos para ser separado. Según la Secretaría de Economía:
La extracción de salmueras de litio se puede hacer a través de la evaporación en piscinas poco profundas. La salmuera es bombeada a los estanques de baja profundidad y de dimensiones considerables, en los cuáles, a partir del proceso de evaporación solar, comienzan a precipitar secuencialmente un conjunto de sales. De este modo, se extraen sales tales como cloruro de potasio, cloruro de sodio, sulfato de potasio, sulfato de sodio, entre otras, asi como de litio, las cuales presentan impuresas de magnesio, boro y sulfato.
Posteriormente, la salmuera concentrada de litio es transportada por camiones a las plantas de procesamiento, donde es sometida a procesos de purificación y precipitación a modo de obtener carbonato de litio, con una pureza cercana al 99.5%, aunque el mercado exige un mínimo de 99.1%, que puede comercializarse en cristales o se compacta para ser vendido en forma de gránulos. El carbonato de litio puede ser la materia prima para la producción de hidróxido de litio o bien de cloruro de litio de alta pureza que se emplea en la obtención de litio metálico por electrólisis de sales fundidas.
Todo este proceso requiere la utilización de grandes cantidades de agua. Pero no es el único efecto en el medio ambiente.
Así afecta la extracción de litio al medio ambiente

El estrés hídrico no es la única consecuencia medioambiental de la extracción intensiva de litio. A ello hay que agregar dos: la pérdida de la biodiversidad y los problemas de salud mental en seres humanos.
La explotación del yacimiento de Bacanora, en Sonora, contempla la explotación de un área de 100,000 hectáreas. Para ello hay que desmontar toda la vegetación que ahí coexiste y esto necesariamente afectará a especies animales.
Por otro lado, al afectar los mantos acuíferos y las aguas de los ríos de Sonora, como el Yaqui, también existe una potencial contaminación del agua que beben los habitantes de Sonora.
El cuerpo humano tiene alrededor de 7 miligramos de litio, pero a partir de 15 miligramos ya se considera altamente tóxico y puede provocar enfermedades mentales.

https://politica.expansion.mx/mexico/2022/04/25/extraccion-litio-impacto-ambiental