Estatal

Voces de la frontera: Una mujer defiende la tierra en Sasabe

Tomado de: La Estrella de Tucson

¿Cómo es realmente la vida a cada lado del muro fronterizo? ¿Cuál es la visión de las personas que viven, trabajan, viajan y transitan por ambos lados de la frontera? Con esta primera entrega de la serie «Voces de la frontera», presentamos un conjunto de reportajes y entrevistas creados por la periodista Danyelle Khmara, quien cubre temas de frontera para el Arizona Daily Star.
Para comenzar, Danyelle entrevista a dos mujeres que viven en lados opuestos de la frontera en Sasabe, a unas 70 millas al suroeste de Tucsón: una activista ambiental en Arizona y una mujer que ayuda a inmigrantes en Sonora.
En este primer artículo invitamos a conocer a Melissa Owen y a profundizar en la realidad de la frontera a través de su historia. En una siguiente entrega conocerás la historia de Alma Cruz, desde Sasabe, Sonora.
Al conducir hacia el rancho de 640 hectáreas de Melissa Owen, lo primero que se ve es un letrero que dice «Bienvenido a la Patrulla Fronteriza». Luego se ve un pequeño helicóptero en el que ella y su esposo sobrevuelan el muro fronterizo. Juntos documentan la brecha que partió en dos los terrenos que ella viene protegiendo desde hace casi tres décadas.
Owen conoce mejor que nadie la región fronteriza que rodea el Refugio Nacional de Vida Silvestre Buenos Aires (Buenos Aires National Wildlife Refuge). Durante los últimos 18 años, ella ha vivido en su rancho, a 3,5 millas de la frontera, cerca de Sasabe, Arizona. Owen es la propietaria del rancho junto con su esposo, quien pasa cada dos semanas en Tucsón, donde trabaja como médico.
Entre 1995 y 2003, ella, o bien se ofreció como voluntaria o fue empleada en el refugio de vida silvestre. Ahora pasa su tiempo en el rancho cuidando los terrenos que la rodean, trabajando para enriquecer el hábitat y defender las tierras circundantes que fueron perturbadas por la construcción del muro fronterizo.
Todos los años en el mes de enero, Owen también organiza la limpieza “Hasta la Frontera” Arizona 286. Este año, con el apoyo de 101 voluntarios, lograron llegar por primera vez hasta la frontera: recorrieron 45 millas y recogieron 219 bolsas de basura. Los voluntarios se unieron desde diversos grupos como la organización de ayuda humanitaria Humane Borders, Altar Valley Conservation Alliance, National Wildlife Refuge, la comunidad local Caballo Loco Ranch, Arizona Game and Fish y Altar Valley Middle School en Three Points. También participaron personas que viven a lo largo de la carretera, habitantes de Tucsón y gente que simplemente tenía ganas de ayudar.
En la siguiente entrevista, Owen comenta lo que significa vivir en la frontera, su trabajo de conservación y su percepción sobre la política fronteriza y el muro que divide ambos países.
Mucha gente piensa que la frontera es realmente peligrosa. ¿Sientes que estás en peligro aquí?
Las fronteras son lugares peligrosos. No importa si es la frontera entre Estados Unidos y México o la frontera entre Siria y cualquier otro país o Etiopía y cualquier país; las fronteras son peligrosas. No estoy tan segura aquí como lo estaría en una comunidad cerrada como Scottsdale. Pero no quisiera vivir allá. Quiero vivir aquí. Así que estoy dispuesta a aceptar una cierta dosis de incertidumbre.
Por ejemplo, he tenido que sacar hombres de mi casa. No estaban armados con pistolas; tenían cuchillos. Me imagino que eran traficantes de drogas e iban de regreso a México, y simplemente entraron para ver si había algo que pudieran llevarse. He vivido episodios incómodos.
¿Qué pasó después de que los sacaras?

Llamé a la Patrulla Fronteriza y, como siempre, llegaron en cinco minutos. Son muy receptivos conmigo y saben que estoy aquí sola. Siguieron a uno de los hombres hasta México, hasta la frontera.
Luego llamé al sheriff, y llegaron después de dos horas y media. Querían buscar huellas dactilares: si estás aquí, estás solo.
Hay muchas otras cosas que también son peligrosas. Tenemos zorrillos rabiosos. Podría caerme y romperme el tobillo, y nadie me encontraría en una semana. Así que no es como, digamos, vivir en Phoenix o vivir en muchos lugares de Tucsón. Si llamo para pedir ayuda, traer una ambulancia aquí va a tomar, ni siquiera sé, ¿dos horas? Así que eso es solo parte del asunto.
¿Cómo son sus interacciones con los inmigrantes que llegan a su propiedad?

Yo llamo a la Patrulla Fronteriza. La Patrulla Fronteriza está preparada para ayudarlos si necesitan comida, agua o necesitan atención médica. Si están invadiendo mi rancho, están infringiendo la ley. Quiero que los detengan y que reciban cualquier tipo de atención que necesiten.
Según mi experiencia, la mayoría de las personas que cruzan ahora quieren que las encuentren; han venido a entregarse.
¿Qué le gustaría que sucediera con la política de inmigración?

Debemos tener un plan organizado; debemos tener una política de inmigración que sea sensata y justa. Y debería buscar no solo repeler a la gente de nuestra frontera, sino hacer cosas para mantenerlos en sus países de origen.
No creo que nadie quiera caminar hasta aquí desde Guatemala. Creo que la gente sería mucho más feliz si se quedara en sus granjas y en sus hogares. Me parece que tendría más sentido trabajar en políticas que ayudaran a que permanezcan allí en lugar de simplemente construir barreras para evitar que crucen.
Creo que parte de la frustración con lo que está sucediendo aquí es que los que están en el poder y pueden hacer las reglas (imponer las restricciones o levantarlas, según sea el caso) no escuchan a las personas que vivimos en la frontera. La gente de Dakota del Norte, de Washington, D.C. y otros lugares lejanos no saben lo que es vivir en la frontera, y no les importa.
Las mismas personas con los mismos puntos de vista siempre salen en las noticias porque están dispuestas a hablar y a ser entrevistadas. Eso hace que parezca que todos tenemos la misma opinión y no es así. Me frustra ver eso.
Además, hay una mezcolanza de estadísticas. La política fronteriza es de reacciones rápidas. Nos emocionamos un día, botamos dinero y hacemos muchas declaraciones. Y luego, seis meses o un año después, es completamente diferente, las declaraciones cambian y no hay una política coherente.
Hace diez años, esto era como el Oeste salvaje, para nada agradable. Era peligroso. Hoy las cosas están mucho, mucho mejor, y podrían ser aún mejores si hubiera algún tipo de mandato organizado para hacer cualquier cosa. Pero como digo, no lo hay. Cada semana hay un plan diferente. Y entonces en últimas nada funciona.
Melissa Owen tomó estas fotos desde su helicóptero el 10 de agosto de 2020. Se puede apreciar uno de los sitios de construcción del muro fronterizo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Buenos Aires, donde los contratistas también mezclaban cemento para rellenar los bolardos metálicos que forman el muro.
¿Qué opinas del muro fronterizo?
Creo que si la mayoría de las personas en los Estados Unidos vieran la destrucción ecológica y el desperdicio que ha habido en la frontera, se horrorizarían y querrían que se detuviera de inmediato. Estoy segura de que algunas personas pensarán: ‘Oh, esa es una cerca que se ve bien; necesitamos más de eso’. Pero incluso si no te importa para nada preservar las tierras o ayudar a la vida silvestre, se desperdiciaron miles de millones de dólares en este proyecto.
En primer lugar, pueden cortar las barreras con una sierra eléctrica. Y el proceso fue muy mal administrado y muy corrupto: hubo muchísima prisa por terminar la mayor cantidad de millas posible para que los contratistas pudieran recibir el pago, y hay huecos a todo lo largo del muro. Todo ese dinero se pudo haber destinado a algo positivo, algo que marcara la diferencia. Pero en cambio, se gastó en un proyecto mal concebido y muy inútil.
¿Y qué le gustaría que hiciera la administración de Biden frente al plan venidero de limpiar la zona después de los proyectos del muro fronterizo?

Me gustaría ver algo de ciencia. Me gustaría ver un grupo de trabajo o un comité de personas que sepan sobre la restauración de áreas silvestres, que sepan sobre la biología de esta área, en lugar de políticos que tienen una agenda política. Me gustaría que las personas que saben y entienden sobre la tierra tengan al menos una voz. Pero no creo que eso vaya a suceder.
(En junio, el Departamento de Seguridad Nacional emitió un comunicado que decía: «El DHS tiene la intención de iniciar una consulta sólida y sustantiva con las partes interesadas, incluidos los propietarios de tierras afectados, las tribus, los residentes de las comunidades fronterizas, sus representantes electos, las organizaciones no gubernamentales interesadas y los defensores. La consulta informará sobre la planificación ambiental y la ejecución de los proyectos del muro fronterizo». Owen dice que todavía espera con ansias estas conversaciones).
¿Qué haces en tu propiedad? ¿Y por qué esta tierra es tan importante para la vida silvestre de esta región?

Trabajamos constantemente para enriquecer y proteger la vida silvestre. En este punto de la historia de nuestro planeta, cualquier terreno abierto es importante. Podría entrar en una larga historia sobre las praderas del desierto, que es lo que son. Pero basta con que conduzcas desde Tucsón hacia el oeste para ver todo lo que se ha desarrollado hasta Three Points. Son puras viviendas de las que se podría prescindir. Están mal construidas, en un área de llanura que se puede inundar fácilmente. Antes todo era terreno abierto. Por eso, cualquier área natural que podamos proteger es cada día más vital.
¿Puede hablarme de la limpieza de carreteras que hace cada año?

Este fue el séptimo año que lo hicimos, pero he venido haciendo limpiezas de carreteras en la 286 desde 1997. Lo que pasa es que en los últimos siete años, solo he estado haciendo una gran limpieza. Por lo general, lo hacemos el último sábado de enero y nuestro objetivo es limpiar las 45 millas de la autopista 286, desde el extremo norte hasta el extremo sur. Lo hacemos con voluntarios, y el plan crece cada año.
Es una forma de sacar la basura de una hermosa carretera. Pero también es una forma de reunir a personas que tal vez sientan que, en circunstancias normales, no podrían trabajar juntas. Pueden tener diferentes ideas sobre estas tierras o sobre quién es responsable de una vía pública, por ejemplo. Pero todos podemos unirnos y trabajar para hacer que nuestra comunidad sea más hermosa. Así que de esto se trata. Y, por supuesto, nos divertimos.

https://tucson.com/laestrella/frontera/voces-de-la-frontera-una-mujer-defiende-la-tierra-en-sasabe/article_fa53d0de-c193-11ec-aa4e-13be3f8cba10.html