Estatal

Activan nuevo incendio en la sierra de Álamos, Sonora; se sospecha que fue provocado

EL UNIVERSAL

Hermosillo.- Mientras 168 brigadistas arriesgaban su vida para liquidar varios puntos de calor en la zona del Mentidero y la Sierrita, al parecer, personas irresponsables activaron a cuatro kilómetros de ese lugar un nuevo incendio forestal en el predio de la Huerta.

Este siniestro se activó desde dos puntos en la zona antes mencionada y fue detectado este 23 de abril a las 13:43 horas, activando de forma inmediata un operativo de parte de Seguridad Pública Municipal de Álamos para dar con los presuntos responsables.

Son dos brechas que dan a ese lugar las que pudieron utilizar los delincuentes: la de El Uvalama y Tecolote, utilizadas comúnmente para llegar y acampar en ese lugar.

Edgardo Robles, comandante del incidente, y elementos de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), detallaron que es prácticamente imposible que este nuevo siniestro se diera de forma natural.

Ello, porque está en una llamada “zona fría”, es decir, en ese lugar es donde se originó hace nueve días el incendio, además de que se encuentra a cuatro kilómetros en línea recta de donde actualmente se combate el fuego.

Además de lo anterior, el incendio se originó en dos puntos, lo que lo hace mucho menos posible que se haya iniciado de forma natural.

El incidente retrasa el avance del combate al incendio, pues durante todo el día se lanzaron 45 mil 500 litros mediante el helibalde proporcionado por la Secretaría de Marina y se movilizaron 168 brigadistas con el helicóptero Black Hawk de la Guardia Nacional.

Con el esfuerzo de los brigadistas de los tres niveles de gobierno y los dos helicópteros y a pesar del incidente antes mencionado, se ha logrado controlar un 70% del incendio y liquidar un 55%, con tres mil 250 hectáreas afectadas hasta el momento.

Juan González Alvarado, coordinador estatal de Protección Civil, mandó un mensaje a la población, en la que aseguró que no se reducirán esfuerzos para acabar con este fenómeno perturbador e invitó a denunciar al 911 cualquier actitud sospechosa que observen en las cercanías de la sierra de Álamos.

Las operaciones para combatir el incendio forestal en la Sierra de Álamos continúan con los helicópteros Black Hawk de la Guardia Nacional y el MI-17 de la Secretaría de Marina, además de más de 100 brigadistas desplegados en la zona.

Sedena continúa aplicando Plan DN-III-E

La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) informó que se continúa aplicando el Plan DN-III-E, en el incendio forestal registrado en las faldas del cerro «La Sierrita», en las inmediaciones de la Ranchería La Aduana, Municipio de Álamos.

A través de las Comandancias de la II Región Militar y 4/a. Zona Militar, informó que personal del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos en coordinación con la Secretaría de Marina, Guardia Nacional, Secretaría de Seguridad Pública, Coordinación Estatal de Protección Civil, Comisión Nacional Forestal (Conafor), Consejo Nacional de y Áreas Protegidas (Conap), continúan con labores de sofocación del incendio forestal.

Participan también elementos del Cuerpo de Bomberos de los Municipios de Álamos y Navojoa, Sonora; así como brigadistas voluntarios del ejido La Aduana, Álamos.

El incendio ha afectado pastizales, vegetación, maleza y selva baja, ocasionando diversos daños en la flora, sin que se haya registrado algún reporte de riesgo para la población, personas heridas o pérdidas humanas, ni daños a vías de comunicación.

Se continúan realizando brechas guardarraya y trabajos de contrafuegos para evitar el cruce de fuego y para evitar la propagación del mismo.

El Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, se encuentran preparados para la aplicación del Plan DN-III-E, en forma coordinada con las demás autoridades, brindan apoyo inmediato a la población que lo requiera, mediante el despliegue de los recursos humanos y materiales del Instituto Armado.

Ello, para garantizar la atención oportuna, eficaz y eficiente de las necesidades que se presenten, con el objeto de coadyuvar con el esfuerzo para preservar la vida de las personas, sus bienes y el entorno ecológico.