Nacional

Litio en México: ¿Se repetirá el fracaso de la paraestatal Uramex?

Tomado de: Radio Formula

La reforma a la Ley Minera aprobada por el poder legislativo garantiza que la exploración y explotación del litio quedará bajo control del Estado mexicano por considerarlo un recurso estratégico para la transición energética.
De esta modificación a la ley se desprende la posible creación de una empresa pública encargada de dirigir la política de explotación y aprovechamiento de este metal, indispensable para la creación de baterías para el almacenamiento de energía.

A principios de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que se creará una empresa mexicana que evitará que sean empresas privadas extranjeras las que aprovechen los recursos nacionales.
«Vamos a crear una empresa de México para la nación de litio, no queremos, además, ser el territorio de conflicto entre potencias, ni Rusia, China o Estados Unidos, México, nuestra soberanía», aseveró el mandatario durante su conferencia de prensa mañanera.
La creación de una empresa paraestatal dedicada a la explotación del litio recuerda a la historia de la empresa Uramex y más particularmente a las razones por las que terminó cerrando sus puertas.
¿Qué sucedió con Uramex?

La empresa Uranio Mexicano (Uramex) fue un proyecto público creado en enero de 1979, durante el sexenio de José López Portillo, tras la publicación de la Ley que reglamenta al artículo 27 de la Constitución en materia nuclear.
El proyecto tenía por objetivo avanzar en la estrategia de diversificación de las fuentes de energía disponibles en el país, aprovechando el potencial de centrales nucleoeléctricas como la que se ubica en Laguna Verde, Veracruz.
Los problemas para Uramex iniciaron tras el cambio de gobierno, cuando el entonces presidente Miguel de la Madrid determinó priorizar la producción energética mediante plantas hidráulicas, geotérmicas y de carbón.
Con recursos escasos para operar y trabajadores en huelga por la falta de pagos, la empresa paraestatal ya se encaminaba hacia la quiebra.
Sin embargo, el golpe fatal sucedió en 1985 tras la aprobación de una modificación a la ley que dio origen a Uramex, cambio que terminó de facto con la posibilidad de contar con una industria nuclear nacional.
La tendencia actual a nivel mundial apunta hacia la transición energética basada en energías “limpias” y apuesta por el uso del litio como material indispensable para la construcción de baterías.
El éxito de una empresa pública mexicana dedicada a la explotación del litio no sólo dependerá del volumen de los yacimientos de litio en el país y de la correcta gestión de su producción, sino también de la vigencia  de la tendencia energética.

https://www.radioformula.com.mx/nacional/2022/4/19/litio-en-mexico-se-repetira-el-fracaso-de-la-paraestatal-uramex-509408.html