Estatal

Sonora, agobiada por estrés hídrico

Amalia Escobar El Universal

Hermosillo.- Sonora, como otros estados del norte de México, presenta un panorama complicado ante la sequía que amenaza con el desabasto de agua para el consumo humano en algunas regiones y a las actividades productivas como la agricultura y la ganadería.

De acuerdo a la Comisión Nacional del Agua (Conagua) -hasta el 29 de marzo-, el sistema de presas del estado presentaba sólo un 21% de almacenamiento.

Ante esta situación, las autoridades piden a los sonorenses hacer conciencia del entorno de aridez que caracteriza al estado y la importancia de seguir medidas de uso racional de los recursos hídricos, tanto en las ciudades como en el medio rural y en los enclaves industriales.

El reporte de la dirección técnica del Organismo de Cuenca Noroeste, indica que 4 de las 9 presas más importantes registran un porcentaje de almacenamiento de 0 a 10%.

Actualmente el nivel de las presas es: Álvaro Obregón “Oviachic” (21%); Plutarco Elías Calles “El Novillo”, (29%); Lázaro Cárdenas, “La Angostura” (18%); Abraham González “Agua Caliente” (98%); Adolfo Ruiz Cortinez, “Mocúzari” (1%), Rodolfo Félix Valdés, “El Molinito” (13%); Abelardo Rodríguez L. (0%); Cuauhtémoc (8%) y la Ignacio R. Alatorre (1%).

Leer más: Vuelca tráiler con toneladas de comida para animales en carretera Mérida-Campeche y pobladores hacen rapiña

De acuerdo al Monitor de Sequía en México -al 15 de marzo del presente año-, Sonora cuenta con 29 municipios anormalmente secos, 27 con sequía moderada y 2 con sequía severa.

Graciela Treviño, directora técnica de Organismo de Cuenca Noroeste de Conagua, afirmó para EL UNIVERSAL que las captaciones de agua han sido menores a las esperadas al igual que las precipitaciones.

Por zonas

No obstante, históricamente hay ciertos municipios donde a la población se le ha tenido que abastecer de agua a través de pipas o acarrear agua de otras localidades, como Álamos donde se está trabajando con una galería filtrante; en Guaymas que, ante sus tandeos durante todo el año, se construye un acueducto y en Nacozari, donde está en proceso la presa centenaria, la cual no está terminada y requiere una segunda etapa.

Nogales también está en problemas. Debido a la escasez de lluvia y nevadas este año, se avizora un verano difícil en el tema de suministro de agua, según vaticinó el director del Organismo Operador Municipal de Agua Potable Alcantarillado y Saneamiento (Oomapas), Gabriel Bonillas García.

Ante el crítico panorama invitó a la ciudadanía a que se vaya preparando mediante contenedores.

“Estamos por lanzar un programa para facilitar la compra de tinacos. Cuiden el agua, si ven una fuga repórtenla, fomentemos el cuidado del agua. Estamos esperando que llueva, pero la situación no se ve favorable y estamos informando a la gente que haga conciencia en el uso del agua”.

La afectación principal está en los mantos acuíferos, ya que no han alcanzado niveles óptimos que aseguren el abasto total de agua a la población.

Treviño refirió que la situación de Nogales que reporta el agotamiento de sus pozos se va a estar presentando probablemente en otras regiones porque los acuíferos están sobre explotados.

“El escenario si es de sequía, vienen los meses más fuertes, que son abril, mayo y junio, a partir de julio esperamos que empiecen a recuperarse las presas y los acuíferos, el grado no lo conocemos porque estadísticamente tienen un comportamiento diferente”, alertó.

“El año 2020 en estadística fue el más seco en 54 años y el 2021 fue un buen año donde hubo una buena recuperación casi en la media histórica del sistema de presas que tenemos ahorita”.

Los pronósticos no son tan certeros, no se puede aseverar, pero si se espera un año seco, expresó la funcionaria de Conagua, al considerar que con el almacenamiento actual se puede cubrir la temporada de estiaje y esperar las recargas con lluvias.
Proponen reconversión de cultivos

Para la titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Recursos Hidráulicos, Pesca y Acuacultura (Sagarhpa) en Sonora, Fátima Yolanda Rodríguez Mendoza, “Sonora sigue en un estrés hídrico muy grande”. Este fenómeno se ha producido por los diferentes factores climáticos.

“Estamos en un desierto, tenemos que hacer un uso óptimo del poco recurso de agua”, recomendó.
Desde su óptica se tienen que hacer trabajos permanentes, constantes, para utilizar al máximo el agua almacenada en represos y sobre todo, el agua subterránea de los pozos.

Esto, obliga a hacer un uso muy estricto del agostadero, sacar, vender, repoblar en otras regiones el ganado que en esos momentos está sobrando, como ganado caballar, ganado mular, todos estos deben pasar por un proceso.

“Por otra parte, terminará la fase de los cultivos otoño-invierno, pero tenemos graves problemas, como el caso de la presa el Mocúzari que está en situación demasiado crítica, a lo mejor ahí se tiene que hacer una ordenanza muy fuerte”, comentó.

La propuesta del cambio de patrón de cultivos. “El cártamo es un cultivo productivo que también tiene buen precio en el mercado, estamos trabajando para seguir platicando con los industriales para que se fije un buen precio”.

“Tenemos que hacer una verdadera planeación de los cultivos que se van a sembrar para otoño-invierno, se van a realizar esquemas como la siembra de cebada”.

En Ciudad Obregón se instaló una planta de cebada maltera para producir cerveza y la mayoría se importa, por lo que se buscará que las organizaciones de productores siembren cebada ya que su cultivo requiere de menos agua.

Destacó la necesidad de que los cultivos cuenten con sistema de riego con tecnología de punta para que alcance el recurso hídrico, el cual debe usarse con una rigurosidad comparada con países como Israel.
Inducción de lluvia

Al inicio de su administración, en septiembre pasado, el gobernador Alfonso Durazo, en reunión con productores del sur de Sonora, expresó que la sequía en Sonora es recurrente año con año, “por ello debemos de prepararnos e iniciar un plan a mediano y largo plazo que nos ayude a evitar una crisis de agua como se presentó durante este verano”.

Entonces, propuso que en los campos agrícolas inicie la sustitución de cultivos, tecnificación de riego, y cementar canales para evitar el desperdicio de agua.

Para buscar una solución al problema de la sequía, el gobierno del estado ha planteado la inducción de lluvias en virtud de que ha demostrado su efectividad para recargar los acuíferos y recuperación de la vegetación.

A inicios del presente año, el gobernador Alfonso Durazo y Víctor Villalobos Arámbula, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), anunciaron un proyecto de colaboración para concretar un programa de estimulación de lluvias para la entidad, el cual beneficiará a más de 40 mil productores en el estado.

El gobernador Durazo destacó que, ante la problemática de sequía que persiste en la entidad, este respaldo de parte del Gobierno de México ayudará a productores agrícolas y ganaderos de la entidad durante la temporada de lluvias en el verano.

Destacó que este fenómeno obliga a su administración a determinar acciones permanentes, para lo cual se han invertido en su atención más de ocho millones de pesos.

El programa de “bombardeo de nubes” se aplicará en un polígono de dos millones de hectáreas con recursos compartidos entre el Gobierno de Sonora y la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) – Comisión Nacional de Zonas Áridas (Conaza).

El área donde se aplicará el yoduro de plata en las nubes, es también cuenca de captación de las grandes presas que suministran agua a los distritos de riego de la zona costera.

https://www.eluniversal.com.mx/estados/sonora-agobiada-por-estres-hidrico