Cultura

El amor prohibido de María Félix; la historia detrás del incesto de “La Doña”

Agencia El Universal

Una de las frases más fuertes que tenía la actriz María Félix, “La Doña”, era: “El perfume del incesto no lo tiene otro amor”.

Y es que en la vida de María hubo muchos amores, pero gran amor sólo uno, el que sintió y vivió al lado de su hermano, José Pablo Félix Güereña, un romance que terminó en una tragedia tan grande que ninguna de las películas que “La Doña” realizó pudo superar.

María de los Ángeles Félix Güereña (Álamos, Sonora, 1914) tuvo 11 hermanos, pero ninguno como José Pablo, a quien la actriz describió en su autobiografía “Todas mis guerras” (1994) como “un dios de guapo: moreno, con el pelo rubio veteado por el sol y un lunar junto a la boca, idéntico al mío”.
Los hermanos iniciaron una relación inocente y fraternal que pronto se convirtió en un amor que, María sabía, estaba prohibido.

“La Doña” contaría a Enrique Krauze en su autobiografía que la última vez que vio a su hermano fue a los 15, él tenía 17 cuando el padre de ambos lo mandó a una escuela militar en la Ciudad de México para separar ese amor incestuoso, situación que la actriz nunca perdonó a su antecesor y razón por la que se alejaría de sus padres.

“Con él despertó en mí la adolescencia, una flor que se abre y donde el afecto brota del modo más natural. Le decíamos ‘El Gato’ porque tenía los ojos muy claros, casi amarillos. Cantaba y tocaba la guitarra como los mismísimos ángeles”, contó la actriz a Krauze.

Primero se dijo que Pablo murió en 1929, que se suicidó de un tiro en la sien víctima de una depresión al no poder consumar su amor con María, pero años más tarde, según el acta de defunción hallada del joven, se estableció que fue asesinado en 1937 dentro de la escuela militar. Tenía 24 años.

La última vez que María vio a su hermano fue en una visita que éste hizo del Colegio Militar de Popotla a Álamos. Ella expresó entonces: “Al verlo de militar pensé en buscarme un muchacho como él que tuviera su piel y sus ojos pero que no fuera mi hermano. Era una tontería porque el perfume del incesto no lo tiene otro amor”, comentó en su momento la diva del cine mexicano.
La película de María Félix que escandalizó y fue tachada de inmoral
La verdad tras la muerte de Pablo, 80 años después

Tuvieron que pasar ocho décadas para que en la investigación realizada por Martha Zamora en su libro “Heridas. Amores de Diego Rivera” (2018), se revelara que fue en 1937 cuando el mayor de los hermanos Félix murió asesinado durante su estancia en el Colegio Militar, dándole la razón a María Félix, quien muchas veces dijo que su hermano había muerto por la espalda.

Zamora detalló que, tras casi un año de investigación, localizó el acta de defunción del entonces joven:

“Cadete del Colegio Militar de 24 años, muerto el 26 de diciembre de 1937 por herida de proyectil de arma de fuego. La causa de la muerte en el acta era poco precisa. No especifica dónde recibió el disparo. Si la herida de bala fuera en la sien, así se hubiera especificado”, relató Zamora en su texto.

Tras este hallazgo, la escritora indicó que decidió, a través de solicitudes de transparencia, pedir mayor información, aunque al final no obtuvo la respuesta que deseaba.

“El Ejército mexicano no ha ofrecido ninguna respuesta, argumentando que no pueden proporcionar esa información”, dijo en su libro.

Zamora explicó que el informe forense ofrece una mayor precisión sobre la muerte del muchacho. Destacó que, según el médico forense, la muerte de Pablo fue calificada como “homicidio”, lo cual se omite en el acta de defunción, que el joven tenía un golpe en el ojo y un disparo en el pecho a corta distancia, lo que supone “que su agresor era una persona conocida de la víctima”.

Pese a las evidencias del Ministerio Público, no se le realizó una autopsia al cadáver. «Se llevó al Hospital Militar, según un artículo de prensa esa misma noche, sin firma. De ahí, a enterrarlo en el Panteón Sanctórum, del Gobierno de la Ciudad de México», indicó la escritora.

En más de una ocasión, “La Doña” expresó que, pese a que ella sabía que su amor con Pablo no era permitido, siempre buscó en otros hombres lo que ella veía desde joven en el cadete. Para su muerte, ella ya se encontraba casada y tenía un hijo.

https://www.eluniversal.com.mx/espectaculos/el-amor-prohibido-de-maria-felix-la-historia-detras-del-incesto-de-la-dona