Estatal

Crisis de inseguridad y omisiones de Durazo en Sonora

REPORTE INDIGO

Mientras el gobernador de Sonora, Alfonso Durazo, prioriza la promoción de la consulta para la Revocación de Mandato, su entidad se sume cada vez más en una crisis de inseguridad sin precedentes que tiene su punto álgido en la desaparición de varias mujeres.

Sin dar más detalles sobre las investigaciones, las autoridades de justicia de Sonora minimizan la crisis y se apresuran a dar medias conclusiones.

“Hasta ahorita no hemos detectado algún caso relacionado con una desaparición de alguna mujer que esté relacionado con trata de personas en Sonora, hemos estado muy atentos, Sonora es un estado en el que afortunadamente no tenemos la presencia tan fuerte como en otros estados como Tlaxcala, pero siempre he estado atenta a cualquier denuncia o información que se genere al respecto”

Claudia Indira Contreras Córdova
Fiscal de Sonora

Por su parte, el exsecretario de Seguridad se comprometió con el colectivo Madres Buscadoras de Sonora a trabajar con ellas, pero durante el fin de semana abandonó sus actividades como gobernador para promover la consulta popular en Coahuila.

A Durazo, quien estuvo acompañado del Secretario de Gobernación, Adán Augusto López, y del líder nacional de Morena, Mario Delgado, le llovieron críticas ya que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenó a los servidores públicos no promover la consulta popular del próximo 10 de abril.

La magnitud del problema en Sonora

Los familiares de Laura Elizabeth Rico Leyva pudieron enterrarla. El pasado 24 de marzo su cuerpo, junto al de dos hombres, fueron encontrados por la Fiscalía General de Justicia de Sonora una semana después de que reportaron su desaparición.

De acuerdo con las autoridades, pudieron identificar su identidad gracias a un tatuaje de un colibrí que la joven de 24 años tenía en el pecho a la altura de sus hombros.

Al respecto, la fiscal de Sonora, Claudia Contreras, insistió en que el caso de la desaparición y asesinato de Laura y de otras mujeres no están relacionados con la trata de personas.

“En cuanto a las mujeres desaparecidas no hay alguna información que me lleve objetivamente a concluir que esté relacionado con ese delito, tenemos mayormente el número de reportes de mujeres desaparecidas localizadas con vida, como ahorita comentaba, las primeras horas son cruciales y muy importantes, el éxito del protocolo Alba y Alerta Amber en la difusión y el apoyo que nos brinda la ciudadanía al respecto”, dijo la funcionaria estatal.

De acuerdo con la Comisión Nacional de Búsqueda de la Secretaría de Gobernación con datos de la Red Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas (RNPDNO) del 15 de marzo de 1964 al día de ayer existen 4,263 personas reportadas como desaparecidas y no localizadas en la entidad, aunque la cifra podría ser mucho mayor.

La Fiscalía General de Justicia del Estado estima que en los últimos siete años han desaparecido más de 4 mil 200 personas en Sonora, siendo Hermosillo, San Luis Río Colorado, Nogales, Cajeme, Agua Prieta, Empalme, Caborca y Puerto Peñasco, los municipios que concentran el mayor número de reportes

Cecilia Delgado Grijalva, líder del colectivo Buscadoras por la Paz, revela que las cifras que dan a conocer las autoridades de manera oficial, distan mucho de la realidad.

“Las cifras son mucho más grandes, lo comento por la realidad con la que nos topamos día con día en las búsquedas y el número de reportes de personas que no volvieron a ser vistas que llegan a nuestro colectivo.

“El número exacto no lo tengo, pero de que es más del doble o más de lo que dicen, eso sí”, comenta.

Solamente durante el mes pasado sus compañeras del colectivo Mujeres Rastreadoras de Ciudad Obregón localizaron el 21 de marzo en el Valle del Yaqui cinco osamentas, una semana antes encontraron 22 cuerpos enterrados en patios de domicilios particulares y cinco días antes 11 cuerpos en fosas clandestinas a pocos metros de la frontera con Estados Unidos.

Sin dar más detalles sobre los hallazgos, la Fiscalía estatal sólo informó que se trataban de personas que tenían entre seis meses y un año de haber muerto.

El colectivo Rastreadoras de Ciudad Obregón es uno de los doce grupos de buscadoras que se han fundado en Sonora desde el 2018 ante la falta de trabajo de las autoridades. Tan solo de mayo del 2019 a la fecha han localizado 149 cuerpos y han recibido el reporte de más de 800 personas desaparecidas.

Omisiones en el sistema

La crisis de desaparecidos en Sonora se agrava por la ineficiencia de sus autoridades. Si bien, existen esfuerzos federales a través de la Red Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas (RNPDNO) para dar con el paradero de los mismos y actualizar las bases de datos en tiempo real, ni la Comisión de Búsqueda de Personas de Sonora ni la Fiscalía estatal realiza su trabajo.

De acuerdo con datos de la RNPDNO, las autoridades sonorenses han registrado 2,619 de los 4,263 casos reportados.

El problema radica en que todos los casos fueron subidos a la plataforma por “carga masiva” con meses de retraso y no por el Sistema Único de la RNPDNO que es como se deben de cargar para mantener la página actualizada en tiempo real y evitar “maquillaje” de cifras.

Al respecto, el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo denunció el abuso de la carga masiva.

“El abuso en la carga masiva constituye un incumplimiento de lo establecido en el artículo 105 de la Ley General de Desaparición, donde se señala que la actualización del registro se debe hacer en tiempo real y con personal designado y capacitado para esa tarea”.