RADIO EN VIVO
Pfizer piensa en pedir autorización a EUA para aplicar una tercera dosis y reforzar la inmunidad contra el COVID ·
Ciencia y tecnologiaNoticias

Pfizer piensa en pedir autorización a EUA para aplicar una tercera dosis y reforzar la inmunidad contra el COVID

Hermosillo, Sonora.- El doctor Mikael Dolsten, de Pfizer, dijo el jueves a The Associated Press que los primeros datos del estudio sobre el refuerzo realizado por la compañía señalan que  los anticuerpo de una persona aumentan de cinco a 10 veces con una tercera dosis en comparación a una segunda. Naturalmente los anticuerpos adquiridos por la vacuna disminuyen con el tiempo por lo que se están realizando estudios para determinar si se pueden necesitar refuerzos y cuándo.

Por lo que Pfizer solicitará la autorización de Estados Unidos para una tercera dosis de su vacuna contra el Coronavirus, pues hay una probabilidad de que una tercera inyección, en un plazo de 12 meses, aumente drásticamente la inmunidad y provea protección frente a las variantes del coronavirus que son más contagiosa.

Dolsten señaló datos de  Gran Bretaña e Israel que muestran que la vacuna de Pfizer “neutraliza muy bien” esta variante. La suposición, dijo, es que cuando los anticuerpos bajan lo suficiente, la variante delta podría causar una infección leve antes de que el sistema inmunológico vuelva a activarse. Al igual que en investigaciones en varios países muestra que la inyección de Pfizer y otras vacunas contra la COVID-19 ampliamente utilizadas ofrecen una fuerte protección contra la variante delta, la cual es más contagiosa, se está propagando rápidamente por todo el mundo y ahora es responsable de la mayoría de las infecciones nuevas en Estados Unidos.

La autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EUA (FDA, por sus siglas en inglés), sería solo un primer paso, el ofrecer una tercera dosis no es algo que se haría automáticamente advirtió el doctor William Schaffner, experto en vacunas del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt. Las autoridades de salud pública tendrían que decidir si realmente son necesarias, especialmente porque millones de personas no tienen protección.

“Las vacunas fueron diseñadas para mantenernos fuera del hospital”, y siguen haciéndolo a pesar de la variante delta, dijo. Administrar otra dosis sería “un gran esfuerzo mientras aún estamos tratando de lograr que la gente reciba la primera dosis”.

 

Comment here