LocalNoticias

Semáforo naranja, la teoría y la realidad

Hermosillo, Sonora.- Esta semana el semáforo epidemiológico no nos favoreció, aquí en Hermosillo, pasamos de semáforo verde a semáforo naranja; las razones son por “N” número de factores, pero el más notorio e indígnate para la gran mayoría de la gente fue por los eventos masivos en los cierres de campaña de las contiendas políticas.

¿Y porqué molesta esto a la gente?, pues vimos que los políticos no tuvieron ninguna restricción en eventos, tampoco llamados de atención por parte de ninguna autoridad competente, ni siquiera una sola observación.

¿Qué hubiera pasado si a algún candidato o candidata le hubieran clausurado un evento por incumplir los protocolos mínimos de aglomeración que evidentemente no se cumplían?, pues se hubieran tirado al suelo diciendo que era un acto político en su contra, etc. Pero bueno.

Gran molestia se ha suscitado también por parte del sector empresarial- emprendedor de pequeñas y medianas empresas, muy especifico, el sector restaurantero y de bares.

Las autoridades de salud están en el estira y afloja con este gremio, ya que los quieren cerrar, pero el sector empresarial alega que ellos no son la causa del problema, defienden su postura de que si ellos cierran, la economía colapsa. Lo cual es cierto.

El problema de esta pandemia continúa, los restaurantes, bares y demás comercios activos en este momento no debe ser restringido, incluso algunos lideres de cámaras empresariales proponen expandir horarios para evitar aglomeraciones.

Lo cual  parece muy lógico, pero la lógica de las autoridades no siempre es la misma que la de las personas que vivimos fuera de la burbuja gubernamental.

En otro ámbito y no alejado del tema; madres y padres de familia principalmente, además de personal involucrado del sector educativo, realizaron una caravana pidiendo que se reabrieran las escuelas.

Aquí vale la pena detenernos a analizar el tema, creo que indudablemente todos estamos de acuerdo que urge la reapertura de las escuelas, el sector educativo es un pilar fundamental para nuestra sociedad, sin embargo, no podemos dejar de lado la salud.

Hay que aterrizar en el plano de la realidad, antes de la pandemia las escuelas públicas estaban sobresaturadas en matricula de estudiantes por aula, en teoría deberían de haber sido 30 alumnos por aula, pero en la práctica eran fácil el doble de alumnos.

En teoría los baños de las escuelas debían haber estado limpios y ser higiénicos, pero en la realidad es que en la gran mayoría de los casos se encontraban en situación insalubre y ni siquiera había papel y/o jabón para lavarse las manos.

Y así nos podemos seguir con muchos ejemplos de teoría y realidad, por lo tanto, ¿quién nos asegura que cuando sea la reapertura de las escuelas se cumplan todos los protocolos sanitarios, de espacios y aglomeraciones, que hoy tanto se necesitan?, ¿Quién?.

Columna LVP por Ángel Coronel.

 

Comment here