Ciencia y tecnologiaNoticias

Las personas vacunadas contra la COVID-19 sí pueden donar sangre, dicen verificadores e instituciones.

Hermosillo, Sonora.- Varios contenidos en redes sociales aseguran que los vacunados contra la COVID-19 no pueden donar sangre porque las vacunas “destruyen completamente sus anticuerpos naturales». En otros se afirma que el motivo es que la sangre de una persona vacunada “está completamente contaminada».

Estas publicaciones son falsas y se basan en unas afirmaciones, mal interpretadas y sacadas de contexto, de la página web de la filial de Cruz Roja en Estados Unidos. La organización no dice que las personas vacunadas contra el coronavirus no puedan donar sangre, sino que los vacunados no pueden donar plasma de convaleciente, que se ha usado en los últimos meses como tratamiento experimental para los casos graves de COVID-19.

 «Sí pueden donar sangre», señalan Newtral y Antena. Es falso que la vacuna destruya los «anticuerpos naturales» de las personas que la hayan recibido, dice EFE. La Cruz Roja de los Estados Unidos explica que las personas que hayan recibido una dosis de la vacuna contra la COVID-19 pueden donar sangre, plaquetas y plasma, siempre que no se tengan síntomas o fiebre.

«Enric Contreras, hematólogo del Banco de Sangre de Cataluña afirma que las vacunas lo que hacen es generar defensas, conocidas como anticuerpos, en nuestro organismo. (…) Contreras también explica que en un estudio realizado desde el Banco de Sangre se observó que las personas que han pasado la enfermedad y después recibieron la vacuna ‘presentan niveles muy altos de anticuerpos, más que los que han pasado la COVID-19’”.

La Cruz Roja Americana sí pide esperar dos semanas antes de realizar una donación de sangre a aquellas personas que hayan recibido alguna vacuna que usen virus atenuados (e inofensivos).

Hay que recordar que las vacunas autorizadas hasta ahora en Estados Unidos y en España no contienen virus vivos, como recuerda la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Por lo que la recomendación anterior no está dirigida a quienes han recibido alguna de las vacunas que actualmente se están administrando.
Las personas que desconocen qué tipo de vacuna (de las que están autorizadas) han recibido también tendrán que esperar dos semanas para donar sangre.