EstatalNoticias

Las huellas de dinosaurio en Sonora, ¿cómo terminaron ahí?

Por Dra. Uxue Villanueva Amadoz (ERNO-UNAM)

Hoy hablaremos de las huellas fósiles de Esqueda que pueden ser visitadas al noreste de Sonora. Antes de contarles cómo se produjeron, hablaremos de la icnología que es la ciencia que estudia las huellas o impresiones fósiles que dejaron los seres vivos sobre una superficie en el terreno o sobre otro ser vivo durante su vida o después de muerto.

Podemos tener huellas que deja un ser vivo en su vida como pisadas, madrigueras o nidos. También las marcas que puede dejar después de morir, por ejemplo un molusco que después de muerto y de que se separen las valvas, caiga encima de una superficie lodosa y quede su impresión. Estos fósiles de huellas nos indica el comportamiento de los organismos.

Estudiando las huellas podemos saber el tipo de organismo probable que lo realizó, por ejemplo si caminaban con las patas abiertas como los reptiles o si andaba con las patas más cerradas como los dinosaurios terópodos. Se puede deducir la forma de locomoción o desplazamiento, si el organismo caminaba despacio, iba corriendo o incluso si estaba lastimado e iba cojeando. También las huellas nos dan información de las comunidades si eran solitarios o vivían en manadas.

¿Cómo se formaron las huellas de Esqueda? Los dinosaurios hadrosaurios o pico de pato, dinosaurios carnívoros y aves que habitaban el lugar hace 71 millones de años de antigüedad, pisaban una superficie lodosa cerca de algún lugar que usaban como bebedero de agua y estos rastros quedaron sepultados por tierra que posteriormente se convirtieron en rocas. Los picos de pato vivían en manadas tal como lo atestiguan las pisadas en las rocas.