Ciencia y tecnologiaNoticias

Los planetas rebeldes y el interés que tiene en ellos la NASA

Un próximo telescopio de la NASA podría descubrir que hay más planetas rebeldes, que flotan en el espacio sin orbitar un sol, que estrellas en la Vía Láctea, según teoriza un nuevo estudio.

“Esto nos da una ventana a estos mundos que de otro modo no tendríamos”, dijo en un comunicado Samson Johnson, estudiante de posgrado en astronomía de la Universidad Estatal de Ohio y autor principal del estudio. “Imagina nuestro pequeño planeta rocoso flotando libremente en el espacio; eso es lo que esta misión nos ayudará a encontrar”.

El estudio fue publicado en la revista Astronomical Journal.

El estudio calculó que el próximo telescopio espacial Nancy Grace Roman de la NASA podría encontrar cientos de planetas rebeldes en la Vía Láctea. La identificación de esos planetas, dijo Johnson, ayudará a los científicos a inferir el número total de planetas rebeldes en nuestra galaxia. Los planetas rebeldes o que flotan libremente son objetos aislados que tienen masas similares a las de los planetas. Se desconoce el origen de tales objetos, pero una posibilidad es que anteriormente estuvieran vinculados a una estrella anfitriona.

“El universo podría estar repleto de planetas rebeldes y ni siquiera lo sabríamos”, dijo Scott Gaudi, profesor de astronomía y distinguido académico universitario en Ohio State y coautor del artículo. “Nunca lo sabríamos sin llevar a cabo un estudio minucioso de microlentes basado en el espacio como lo hará el telescopio Roman”.

El telescopio Roman, llamado así por la primera astrónoma jefe de la NASA, quien también era conocida como la “madre” del telescopio Hubble, intentará construir el primer censo de planetas rebeldes, lo que podría, dijo Johnson, ayudar a los científicos a comprender cómo se forman esos planetas. Roman también tendrá otros objetivos, incluida la búsqueda de planetas que orbitan estrellas en nuestra galaxia.

Ese proceso no se comprende bien, aunque los astrónomos saben que es complicado. Los planetas rebeldes podrían formarse en los discos gaseosos alrededor de estrellas jóvenes, similares a los planetas que todavía están ligados a sus estrellas anfitrionas. Después de la formación, más tarde podrían ser expulsados través de interacciones con otros planetas del sistema, o incluso eventos de sobrevuelo de otras estrellas.

O podrían formarse cuando el polvo y el gas se arremolinan juntos, de manera similar a como se forman las estrellas.

El telescopio Roman, dijo Johnson, está diseñado no solo para localizar planetas que flotan libremente en la Vía Láctea, sino para probar las teorías y modelos que predicen cómo se formaron estos planetas.

El estudio de Johnson descubrió que es probable que esta misión sea 10 veces más sensible a estos objetos que los esfuerzos existentes, que por ahora se basan en telescopios atados a la superficie de la Tierra. Se centrará en los planetas de la Vía Láctea, entre nuestro sol y el centro de nuestra galaxia, cubriendo unos 24.000 años luz.

 

 

 

 

Con información de europapress.es

Comentarios